El Original – Un Chinelo de alma Fuerte.

Nació en el año de 1963. Por mucho, este hombre afanoso y famoso entre los hombres mujeres vestidos de españoles burlones, Los Chinelos de Morelos, se ha ganado la admiración y el respeto de la enorme mayoría. Es amigo de todos. “Soy amigo de todos los Chinelos, todos son mis amigos. Todos me conocen como El Original”.

“Francisco Contreras” es un hombre compacto, fuerte, empeñoso y fraterno. Desprendido de las cosas materiales, es una persona que no distingue entre la riqueza y la forma en la que él vive, es definitivamente sencillo, sin complicaciones, apegado a su trabajo cotidiano de peón, de obrero de la construcción, mecánico, velador – de lo que caiga- me dice.

Dejó el terruño familiar a los 10 años de edad. En casa los 13 hermanos lo obligaron salir de casa a conseguir una mejor vida, a trabajar y desde entonces ha vivido entre en el Distrito Federal, la Ciudad de Puebla de los Ángeles, Celaya Guanajuato, Cuernavaca, Ciudad de Cuautla Morelos, y terminó en Jiutepec. La Joya particularmente estaba sin habitantes. Tiene más de 19 años viviendo ahí.

El Original, visita Yautepec en le época de Carnaval. Convidado del jolgorio de la fiesta y el brinco, miró a unos Chinelos brincando y al calor de la historia del día de fiesta, ya pardeando el día, empezó a brincar por gusto propio. Al llegar la noche seguía brincando, desinhibido por el sabor amargo de unas cervecitas, brincó y brincó durante horas y se dio cuenta que tenía a su alrededor a varios mirones que le vean brincar. “a la gente les gusto, distinguió que a él le gustó mucho y desde entonces vive brincando año con año.

“El Original” brinca con un estilo propio inclusive ha creado un estilo propio, nadie le enseño a brincar, nunca recibió una enseñanza y hasta a los tres años de hacerlo, mando hacer su primer traje con los rasgos más tradicionales que la historia en Tlayacapan dicta. Pancho al visitar otros carnavales, en esos tres años, conoció de los pueblos y comunidades los otros estilos y características de los atuendos del brinco, y él decidió que la sencillez y austeridad del traje de Tlayacapan sería Su traje y así se convirtió en él “El original”.

Pancho ratifica la historia que conoce y dice: – “los españoles prohibían a los indígenas mexicanos a participar de las fiestas y entonces se visten de españoles y se burlan de ellos”.
“Cuando Suena la Banda, una alegría luego, luego, que sale del cuerpo, que no más suena la banda pues y a darle!”

Francisco toma ese refresco negro, reconoce que ingería más de 15 refrescos al día y que gracias a una “vecinita”, le ayudó a bajar su “vicio” y le bajó “conocía de personas que les daba la diabetes y a mi nada”!! Su sangre y su cuerpo menudos de 42 kilos y de tan solo 1.48 centímetros detonan una salud extraordinaria. “Todo el día puedo brincar”, ya sea en Jiutepec, Zapata, Tlaltizapan, con traje o sin traje, en la Joya “y si la banda no descansa, yo no descansaría”.
Las históricas trifulcas regionales entre los Chinelos de Morelos, a Pancho, no le hacen mella. Por el contrario, el hace que los grupos y regiones no se peleen, por el contrario, él les dice, no hay que pelear, hay que ser amigos, hay que brincar.

Cabe señalar que Francisco sostiene su vida con la creación de sus máscaras, trajes, gorros y atuendos completos de Chinelo. Además empeños y dedicación laboral, le permiten obtener los recursos económicos necesarios para irse de gira, de ir a brincar Chinelo en donde la Banda suene.
Jacobo Bastida Hernández
Francisco Contreras

Elena de Hoyos

“Quisiera ser mil Elenas
cada una en mil ojos de mosca
caleidoscópica-fragmentaria
reinante medusa
mil cabezas con pechos, manos, cadera
desde un solo sexo-volcán-precipicio
hacia dentro volada
hacia fuera vaciada
No tengo derecho a ser infeliz, no me lo permito”
TriTri.

Elena me recibe como siempre, como siempre que la miro, aquí, allá. Sonriente y feliz. Afable con la certidumbre de mí trabajo. La propuesta de hacerle un retrato y hacerle una entrevista. La franqueza y la nitidez de su mirada, me dejan entrar a su mundo a su casa, a su intimidad y su fortaleza de mujer.
Resulta ser una hija no esperada, de padres maduros. Esto entre muchas cosas, le dan una cualidad verbal que al año le permitió articular palabras como cualquier adulto y con una claridad extraordinaria. Le cedió la oportunidad de alejarse de la infancia con la que convivía y le abrió las puertas con los adultos, a quienes desde los tres años, les contaba historias e identificaba el balbuceo clásico de un infante, cuestionándose la razón.

La alcurnia familiar la condujo irreductiblemente hacia el arte, la cultura y la literatura. Las fiestas y las tertulias familiares, fueron acompañadas por el buen gusto, la música en casa se hacía acústicamente con instrumentos reales, acompañada siempre de artistas, escultores, músicos, arquitectos, que eran, primos, tias, hermanos padre y madre, así, le heredan una veta que hoy le fondean los principios elementales de su trabajo. Además Elena creció dentro de una comunidad artística en un condominio famoso (edificio Condesa) por la concurrencia que ahí habitaba, Juan José Gurrola, Juan Vicente Melo, Mario Lavista, Ruth Lechuga que sin duda le marcaron la ruta.
Para el movimiento de 1968 en México, a casa llegaban los líderes sociales que imprimían los carteles del movimiento estudiantil, José Revueltas, Luis Gonzales de Alba y esto permeó familiarmente, los preceptos de libertad y transgresión se infiltraron en casa. Los hermanos y padres amorosos le abren las puertas a la vida de forma que nada existía que le impidiera conocer el mundo, a la sociedad y colmar el alma de cariño y amor para sí. Se abrió la puerta a la Transgresión actual que le permite la apertura de los espacios novedosos, que rompen con los esquemas de conducta tradicionales, en el trabajo, en el alma, en la sexualidad.

Estudiando en el colegio de monjas cerca la fecha de la muerte de su padre, a los ocho años, lee Cien Años de Soledad escondida en el closet de la recamara ayudada con una lámpara sorda y pese a que le fueron engrapadas las páginas “prohibidas”, obvio son las primeras que acabó desesperadamente.
En su adolescencia ya extrovertida, criticaba a su madre por el modo de vida y ella le decía que la prudencia era la mejor conducta y entonces, decidió ser imprudente, impertinente e impúdica la otra cara de las enseñanzas de su madre. Gustaba ser vista, ser conocida, se relacionó con las bandas de fin de semana acapulqueño, interesada eternamente en la sexualidad, en la tónica de la comprensión y la trascendencia social y de desarrollo.

“Hermanas en la Sombra”, el proyecto que Elena coordinó con la participación de las mujeres en la cárcel de Atlacholoaya en el Estado de Morelos, Elena comentó.- “Lo único que las mujeres queremos es que nos besen, nos abracen y nos hagan el amor, y no nos importa que sea “La Barbie” o “el MochaOrejas”, las mujeres somos muy brutas en el amor, muy irracionales y yo he caído en esos amores apasionados”.
Elena se formó acompañada de muchos novios prohibidos, estudió Sociología abandonando la Psicología que no le proporcionaba ninguna herramienta para entender sus preceptos socialistas, militó en el PRT, vendía periódicos en los autobuses, asistía a las asambleas en las fábricas, realizaba pintas callejeras, alfabetización en las zonas ferroviarias de la ciudad de México, coordinó una Galería de Arte de unos de sus hermanos. Dejó el país en 1975 cursando la Preparatoria para separarse de relaciones peligrosas que estaban poniendo en riesgo su estabilidad, estudió Inglés, Francés, y Alemán y regresó a la Biblioteca Nacional como políglota.

Elena Afirma: Yo me sentía poco aceptada por mí, como mujer, no tenía esas herramientas para aceptarlo, y eso pasó durante muchos años, no entendía que así era mi vida”
Sin vestido blanco de boda, (como mamá hubiera querido), se muda de casa materna e inicia una unión libre con “El Fisgón”, Rafael Barajas Durán, y da inicio a una serie de sucesos que le marcan el resto de su vida sociológica, y sus contextos familiares le detonan relaciones afortunadas que se agrupan entre la actividad política entre ejidatarios y contando con posibilidades financieras de sostenimiento de relaciones amorosas.

El futuro: Rescatar el poder de mujer, continuar afirmando la feminidad y sensualidad, sostener la Transgresión, afirmar la lucha del feminismo actual, mantener el trabajo poético que gusta más a los hombres, darle voz a las mujeres que han sido silenciadas por pudor y por vergüenza, a través de su voz en la poesía.
Me declaro con falta de información, gano la presea Xochiquetzalli en 2014, otorgada por el Congreso Morelense.

José Luis Castro Ramírez

 

Oriundo del Distrito Federal, fotógrafo de a caballitos.
Me dice José Luis, con quien sostengo una amistad desde hace varios años, que llego a Cuernavaca antes de 1970. Inicia su trabajo en pasquines semanales de Morelos, como ayudante y fotógrafo, “monto” su laboratorio de blanco y negro y se dio a conocer. Le vendía sus imágenes a los políticos, diputados y hasta gobernadores, aún recuerda. Trabajo en el “Renovador” y no logró recordar más nombres. Un dato curioso de época, es que en esos años las imágenes las vendía en 20 o 30 pesos, y hoy día, el retrato que vendió mientras hacíamos esta fotografía, lo hizo en $ 35.00.
Luis cuenta que, en un día que no recuerda la fecha, logró hacer más de 300 retratos en su cuadra de caballos y comparativamente en esta época de auge local, logra entre 5 o 10. Lastimera situación. José Luis recuerda que ha retratado a Jorge Rivero y a Tachito, dice: “un actor de cine, chaparrito él que hacia películas de ficheras y esas cosas”
Posee una colección de más de 50 cámaras fotográficas antiguas y otras no tan antiguas que de poco le ayudarán con el futuro proyecto de reubicación por la próxima remodelación de la Plancha del centro de Cuernavaca.

El TRI

 

Este hombre ha trabajado su vida entera.
Si avanzo sígueme
Si me detengo enpujame
Si te traiciono matame
Si me matan véngame
Hasta la victoria siempre
Ayotzinapa vive
Nos quitaron tanto, que nos quitaron el miedo
Todos unidos
#yamecanse
#yosoyautodefensa
No deceo en un mundo donde todos hacen trampa
El tipo de democracia inpuesta necesita de la ignorancia para sobrevivir
Quisieron apagar mi lucha, pero hicieron que resplandeciera
Si esta y habla de soberanía, quien vaq a dudar que usted es soberana porquería no me gaste las palabras no cambie el significado miro lo que yo quiero ver lo tengo bastante claro no me ensucie las palabras no les quite su sabor,,, y limpiece bien la boca si dice “revolución”
El capitalismo es el genocida mas respetado del mundo
Si los biutres están el el poder es por que la democracia huele a cadáver.
el éxito es alcanzar metas, sin sacrificar principios.
demencracia, demogracia, perdón, “democracia” (que no existe), truco psicológico del pinche sistema capitalista mediante el cual se le genera al individuo la sensación de participar en las decisiones del país. poder económico
articulo 6º. La manifestación de las ideas no son objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa